Asset 1

Aumentan robos, homicidios y delitos relacionados a uso de drogas: Fiscal

“No pretendo tapar el sol con un dedo. Con base en las cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), el Estado de México presenta incremento en los índices delictivos de robo con violencia en diversas modalidades (en particular robo de vehículo), homicidio doloso, extorsión, delitos con la salud, y vinculados a la violencia de género: feminicidio, lesiones dolosas, abuso, hostigamiento, acoso sexual, violencia familiar y sustracción de menores”, admitió el fiscal Alejandro Gómez.
Durante su comparecencia por la glosa del primer informe del gobernador Alfredo Del Mazo, el funcionario justificó, no obstante, que la entidad se encuentra en la posición 16 del país en materia de delitos por cada cien mil habitantes.
Ante el pleno cameral, Gómez Sánchez esgrimió el mapa delictivo de la entidad. En el sur-suroeste, expuso, “operan La Familia Michoacana (LFM), dirigida por un sujeto apodado El Pez, Jonny Hurtado Olascoaga; igualmente tenemos presencia de Los Rojos y Guerreros Unidos en la región de Tejupilco, Tlatlaya, Amatepec, Sultepec, Temascaltepec, la región de Ixtapan de la Sal, Valle de Bravo, incluso en la región de Toluca, todo lo que comprenden los límites con Guerrero, Michoacán y Morelos”.
En la zona norte, indicó, tiene presencia El Grupo, que deriva de La Nueva Familia Michoacana y opera en los municipios de Acambay, Atlacomulco, Jocotitlán y San Felipe del Progreso, muy relacionados con la zona huachicolera.
Al noreste, tenemos presencia del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Tlalnepantla, Cuautitlán Izcalli, Tultitlán, Nextlalpan, Zumpango, Huehuetoca, Tecámac, San Martín de las Pirámides. Nuevo Imperio, una derivación del Cártel del Golfo, tiene presencia en Huixquilucan, Naucalpan, Izcalli, Atizapán de Zaragoza, Tlalnepantla, Tultitlán y Nicolás Romero.
Además operan la banda de Los Sapos dedicada al huichicol; la banda del Monterrey y del MBL dedicados a la extorsión, sobre todo al transporte público de pasajeros.
Al oriente, mencionó al Cártel del Sur en municipios como Nezahualcóyotl; la Unión Tepito, LFM, el Cártel de Tláhuac, la Banda de los Mazos y otras organizaciones independientes.
Sobre la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en el caso Tlatlaya, recordó que siete elementos fueron acusados de tortura: cuatro ya fueron condenados y purgan sentencia, el resto está en proceso; además se está en vías de dar satisfacción al quejoso y encontrar los mecanismos de capacitación al personal.
Ante las críticas de la negativa para tipificar como feminicidios los asesinatos de mujeres, justificó que tanto este delito como el homicidio doloso de cualquier manera merecen pena de 40 a 70 años de prisión o prisión vitalicia; ambos, sin embargo, se han incrementado. Aún así, expuso, la tasa por cada cien mil habitantes es de 0.71 en este delito, por debajo de la media nacional que es de 0.84, con lo que la entidad se coloca en el lugar 15.
De igual manera, aseguró que este año hay 27% más detenidos por feminicidio (38), 30 carpetas de investigación con 30 vinculados a proceso y 24 sentencias condenatorias.
Los municipios en los que se presenta la mayor incidencia de asesinatos de mujeres, indicó, son Chalco, Chimalhuacán, Ecatepec, Nezahualcóyotl, Tecámac, Tlalnepantla, Valle de Chalco, Zumpango, Atizapán, Coacalco, Huehuetoca, Ixtapaluca, Teloyucan, Texcoco, Toluca, Tultepec y Tultiltán.
El funcionario precisó que en la dependencia a su cargo laboran 7 mil 500 servidores públicos, pero existe un agente del Ministerio Público (MP) por cada 7 mil 200 ciudadanos y un policía de investigación por nada 6 mil 900; además, los agentes del MP tienen una carga de trabajo de mil carpetas al año, y los policías de 800 investigaciones anuales.
En contraste, dijo, la Fiscalía mexiquense tiene la mitad de presupuesto que la de Ciudad de México y 33% más denuncias; “Sí pido presupuesto”, admitió.

Veneranda Mendoza Herrera

Related posts