Asset 1

Bahía de Halong

La bahía de Halong es una extensión de agua de aproximadamente 1.500 km² situada al norte de Vietnam. Destacan los elementos kársticos e islas de varios tamaños y formas, es considerada una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo y fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1994.

En la costa norte de Vietnam, exactamente en el Golfo de Tonkin, encontramos uno de los parajes naturales más impresionantes  del planeta. Un conjunto de cerca de dos mil islas e islotes de piedra caliza e imponentes formas que emergen sobre las aguas del Mar de China a lo largo de la conocida como Bahía de Ha Long (o Halong).

Una de las diversas leyendas sobre el origen de este increíble lugar dice que fue creado por la acción de un dragón que, con su poder divino, hizo surgir las numerosas ínsulas que conforman la bahía con el fin de poder defender la antigua costa vietnamita de los invasores que atacaban en barco desde el mar. Argumento que justificaría el nombre de la bahía, que se traduce como Bahía del Dragón Descendente.

Cómo Llegar

Como parte de nuestra ruta por el Sudeste Asiático, que incluyó también un recorrido por Tailandia, Laos y Camboya, viajamos hasta Vietnam para poder visitar esta espectacular Bahía del Golfo de Tonkin.

Para ello volamos desde Bangkok hasta la capital vietnamita, Hanói. Pero para entrar en el país previamente (antes de viajar) tuvimos que adquirir el pertinente visado, al módico precio de 60 €, que nos autorizaba a viajar por el país.

En Hanói, que se encuentra a unos 160 kilómetros al noroeste de la ciudad de Ha Long, es posible contratar el viaje a la bahía a través de las numerosas agencias de viajes que existen en la ciudad. Si bien, muchos hoteles también ofrecen la posibilidad de contratar paquetes de viaje para poder conocer la Bahía de Ha Long.

Navegando por la bahía

Para conocer esta maravilla natural la mejor opción es navegar entre sus islas e islotes en las embarcaciones típicas de la zona, que mantienen la esencia de los barcos de la antigua Indochina que en otra época surcaban las tranquilas aguas de esta parte del Mar de China.

Se trata de pequeños barcos de madera que exteriormente mantienen la estampa de las naves de la antigua Indochina, pero cuyo interior se ha adaptado a las necesidades de todo tipo de viajeros.

Aunque los barcos disponen de motores de combustible para navegar a la velocidad que exigen los tiempos modernos, la mayoría de ellos aún mantienen las típicas velas de tela anaranjada con forma de aleta que permiten la alternativa de poder surcar las aguas de la Bahía de Ha Long de forma silenciosa e idílica.

gastasuelas.com

Related posts