Select your Top Menu from wp menus

Cáncer y mal formaciones genéticas por uso de pesticidas

Malformaciones genéticas, abortos y mortinatos, así como afectaciones a la salud en general, incluidos padecimientos como cáncer, son las consecuencias de la explotación del corredor florícola del Estado de México, esto, por el uso de pesticidas y productos agroquímicos que se emplean en los invernaderos, advierte el investigador Freddy Torres Oregón.
A decir del especialista este alto costo social no beneficia la economía de los pobladores de municipios como Villa Victoria, Coatepec Harinas y Tenancingo, pues datos del CONEVAL reflejan que la pobreza y niveles de marginación han crecido.
“Cuando nosotros compramos algún ramo de flor para un evento importante, para la esposa, la novia, el día de las Madres u otro evento que represente la compra masiva de flores, desconocemos qué es lo que hay detrás de esa flor tan bonita. Detrás de esas flores se encuentra un proceso de trabajo y uno de impactos ambientales fuertes en una región como es la florícola del sur del Estado de México”.
Es decir, la sobreproducción que despuntó en esta región en la década de los años 50s, ha dejado inservibles los suelos y precaria la economía y salud de los jornaleros.
“Coatepec Harinas representa más de la mitad de la producción de la flor de la región, pero en la vorágine de conseguir ganancias a toda costa, se han dejado de lado los impactos al medio ambiente, por tanto se han propagado la pobreza y los daños a la salud, pese a que se proyectó como una zona de crecimiento económico”.
La degradación ambiental, incluidos suelos, aguas y salud, aseguró, es una consecuencia de la aplicación de agroquímicos, mismos que son sustanciales en la producción de flor, pues en los primeros años de esta actividad de producían las flores a cielo abierto, pero se han agotado los suelos, por lo que se tuvo que implementar la modalidad de invernadero.
“Hay invernaderos que están en las casas de los pobladores de Villa Guerrero, Tenancingo y Coatepec Harinas, por lo que la cantidad de químicos en el ambiente y que tienen contacto directo con trabajadores y pobladores es demasiada”.
De acuerdo con la asociación ambientalista Guerreros Verdes, en el corredor florícola existe un índice de 12 por ciento de habitantes con malformaciones congénitas, 8 por ciento de más mujeres sufren abortos espontáneos y el 4 por ciento mortinatos, que es cuando un bebé muere en el útero materno después del primer trimestre.
En ese sentido, Torres Oregón puntualizó que durante un muestreo en Villa Victoria, se detectaron 82 químicos utilizados en fertilizantes que están directamente relacionados con malformaciones y daños en la salud de los niños, principalmente.
En el Estado de México se produce el 76 por ciento de la producción de esta flor en México y esta entidad es considerado la principal productora a nivel nacional, tiene una producción aproximada de 6 millones 462 mil 500 gruesas al año, sin embargo, esto no abate la pobreza en el lugar, además de que el costo social se refleja en los padecimientos de la población.
Eleazar Barajas

Related posts