Asset 1

Cifras de detenidos por delitos asociados a marihuana, exigen a FGJEM

La Legislatura mexiquense aprobó por unanimidad solicitar un informe a la Fiscalía General del Justicia del Estado de México (FGJEM) sobre el número y estatus de las personas procesadas y sentenciadas por posesión simple de marihuana en  la entidad, después de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinara inconstitucional la prohibición del consumo recreativo.

En días pasados, recordó la perredista Aracely Casasola, la Corte aprobó dos amparos que, por quinta ocasión, determinan como inconstitucional la prohibición de posesión para el consumo recreativo, con lo que ya se genera jurisprudencia y el criterio debe ser obligatorio para todos los tribunales del país.

Los ministros, indicó la promotora del punto de acuerdo, se pronunciaron en favor del derecho de los mexicanos al libre desarrollo de la personalidad y a la elección de sus actividades recreativas, siempre y cuando sean mayores de edad.

Por tanto, expuso, a partir de este antecedente los interesados deberán solicitar permiso a la Cofepris para el consumo, y si la dependencia lo niega, podrán recurrir a un amparo, donde el juez estará obligado a fallar a favor.

Casasola Salazar además recordó que en Canadá también se legalizó, hace unas semanas, el consumo de cannabis con fines lúdicos, siempre y cuando la posesión no sea superior a los 30 gramos y se respete la mayoría de edad para la ingesta autorizada.

En aquel país, manifestó, 75 por ciento del dinero recaudado como impuesto se destina a las provincias y el resto a arcas federales.

Además, detalló, el estado norteamericano de California ya elaboró una ley para eliminar miles de condenas relacionadas con la posesión de la marihuana y su gobernador se manifestó en favor del uso recreativo, pues en la mayoría de los casos se confirmó que los detenidos pretendían consumirla, no expenderla.

A la propuesta, el morenista Max Correa agregó que también se demande al fiscal número y estatutos de los detenidos y procesados relacionados con toda la etapa de productiva del enervante, desde la siembra, el cultivo, la cosecha, el empaquetado y la venta, pues también se ha penalizado a campesinos.

Desde su punto de vista, criminalizar el consumo de cannabis en México es una postura hipócrita de las autoridades mexicanas, cuando ya fue despenalizado por sus socios comerciales.

Veneranda Mendoza Herrera

Related posts