Asset 1

Exhorta Legislatura a Toluca para cancelar corrida de toros

La Legislatura mexiquense exhortó al ayuntamiento de Toluca a cancelar el permiso para la corrida de toros “San José” prevista para el 18 de marzo en la Villa Charra de la ciudad, por considerar que atenta contra el Libro 6 del Código para la Biodiversidad la entidad que reconoce a los animales como seres sintientes y sensibles, y tutela la protección de los animales, incluidos los usados en espectáculos y exhibiciones.

El llamado, avalado por unanimidad de urgente y obvia resolución, además pide a la administración toluqueña cancelar, en lo sucesivo, cualquier corrida porque en este tipo de ejercicios es evidente y está ampliamente documentada la tortura y barbarie a la que son sometidos los toros de lidia.

Alberto Couttolenc, coordinador del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), consideró una mala justificación para las corridas de toros que se diga que son tradiciones seculares, parte de un interés turístico y cultural, y se deje de lado el nivel de violencia que generan y el hecho de que impliquen la destrucción a seres vivos.

El legislador indicó que existen innumerables dictámenes forenses en el sentido de que los toros de lidia sufren cambios fisiológicos, liberan neurotransmisores, hormonas, adrenalina y noradrenalina, que desencadenan en el animal taquicardia, hipertensión, sudoración, todos indicadores de estrés.

Durante la corrida, expuso, la lesión con la puya y las banderillas destruye vasos sanguíneos, provocando dolor y hemorragias que van del 8 al 18 por ciento del total de la sangre que tiene un toro; se perforan los músculos del trapecio y romboides, y los ligamentos de la nuca para que el toro mantenga la cabeza abajo y no pueda mirar hacia arriba y defenderse.

La pérdida de sangre, destacó, causa deshidratación y anemia al animal; por la sed, expuso, el toro trata de inhalar más aire porque le falta oxígeno. Y mentalmente, experimenta decepción, frustración, depresión, indefensión y ansiedad porque sigue expuesto a una amenaza de la que no logra escapar.

“No podemos ser cómplices o solo contemplar y justificar porque son diversión de unos cuantos. La empresa Parametría advierte que 70 por ciento de los mexicanos rechaza las corridas de toros y más que un arte o un deporte las consideran eventos de maltrato a los animales”, expuso.

El verdecologista indicó que el maltrato animal además es un factor que predispone a la violencia social y una consecuencia de esta, mientras la crueldad es una respuesta emocional de indiferencia o la obtención de placer en el sufrimiento o dolor de otros, ambos un disturbio psicológico.

“Está comprobado que la crueldad de los niños hacia los animales es un signo clínico relacionado a desórdenes antisociales y de conducta. En las familias en las que hay violencia, está más dirigida hacia los más débiles: ancianos, mujeres, niños y animales de compañía”, destacó.

De igual manera, se pronunció por reflexionar y proteger a niños y adolescentes expuestos a estos espectáculos, pues afecta su salud mental y emocional.

“Toda acción de violencia y barbarie no permite trascender a ninguna sociedad justa, equitativa, humana, sensible. Mahatma Gandhi decía que la grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la forma en que tratan a sus animales”, añadió.

El punto de acuerdo fue avalado por 63 votos.

Veneranda Mendoza Herrera

Related posts