Asset 1

Farout, el objeto más lejano del sistema solar

Los astrónomos han descubierto un mundo remoto que orbita alrededor del Sol.

¿Qué tan remoto? Es tan remoto que quienes lo descubrieron le llamaron Farout, que quiere decir remoto. Todo lo que pueden ver es un punto rosado de luz en el cielo nocturno, pero eso es suficiente para inferir que están observando a una bola de hielo de 483 kilómetros que orbita a 17.700 millones de kilómetros del Sol; más de tres veces más remoto que Plutón y el objeto más lejano jamás observado dentro del sistema solar.

Es la revelación más reciente en una región distante que alguna vez se pensó que estaba vacía; estudiar su trayectoria podría ayudar a señalar a un todavía no observado noveno planeta que orbita el Sol mucho más allá de Neptuno.

El 17 de diciembre, el Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional anunció el descubrimiento y le dio a este objeto la designación 2018 VG18.

“El mes pasado, lo encontramos moviéndose muy muy despacio”, dijo Scott S. Sheppard de la Institución Carnegie para la Ciencia, uno de los descubridores del VG18. “De inmediato supimos que era un objeto interesante”.

La gravedad del Sol disminuye con la distancia. Los mundos distantes se mueven lentamente y les toma más tiempo completar una órbita que a los cercanos. Un lánguido y tenue espectro de luz apareció en las imágenes tomadas el 10 de noviembre por el telescopio japonés Subaru de 8 metros ubicado en la cima de Mauna Kea en Hawái. Observaciones de seguimiento en el Observatorio Las Campanas en Chile este mes confirmaron el descubrimiento.

Científicos planetarios a menudo usan la distancia del Sol a la Tierra —definida como una unidad astronómica, o 149,6 millones de kilómetros— como una vara para medir el sistema solar. Neptuno se encuentra a 30 unidades astronómicas de distancia, o a casi 4500 millones de kilómetros, y Plutón, actualmente en la parte exterior de su órbita, está a 34,5 unidades astronómicas, o 5161 millones de kilómetros del Sol.

Farout fue observado por el Telescopio Subaru, en el Observatorio Mauna Kea en Hawái, el 10 de noviembre. En la hora transcurrida entre exposiciones, el objeto se movió en relación con las estrellas y las galaxias en el fondo.

Plutón fue considerado alguna vez como el borde exterior del sistema solar. Sin embargo, a partir de 1992, los astrónomos descubrieron una multitud de otros mundos congelados más allá de Neptuno, una región ahora conocida como el Cinturón de Kuiper. El Cinturón de Kuiper termina a una distancia de alrededor de 50 unidades astronómicas y el espacio más allá de ese punto se pensaba que en su mayoría estaba vacío.

Sin embargo, los astrónomos están descubriendo objetos como VG18 en esta región y todavía no están seguros sobre cómo explicar cómo todos ellos llegaron ahí.

VG18 se ubica a entre 120 y 130 unidades astronómicas del Sol. Es el primer objeto del sistema solar en ser observado a una distancia mayor a 100 unidades astronómicas. (Otros objetos son conocidos por tener órbitas que se extienden mucho más lejos de las 100 unidades astronómicas, pero actualmente están más cerca).

Los astrónomos todavía no tienen una idea clara de la órbita de VG18 —de si es elíptica y se acerca hacia el interior cerca de Neptuno o si es más circular y siempre se mantiene lejano—. Esa información, que podría requerir algunos años de observaciones adicionales, dirá si encaja con la predicción de un planeta distante más grande que la Tierra pero más pequeño que Neptuno.

Hasta el momento, pueden informar que VG18 tiene un color rosado y, si se asume que es moderadamente oscuro, calculan que tiene un ancho de 483 kilómetros. Un viaje alrededor del Sol probablemente le toma por lo menos mil años. Si VG18 es de verdad tan grande, probablemente es lo suficientemente grande para que la gravedad lo jale a tener una forma redonda y cumpla con la definición de “planeta enano”, la misma categoría que incluye al asteroide Ceres y el que anteriormente era considerado planeta, Plutón.

Sheppard y sus colegas, así como otros astrónomos, vigilan el cielo por el hipotético planeta gigante, a menudo llamado planeta nueve. Hasta ahora, sus búsquedas solo han arrojado pistas intrigantes. En octubre, Sheppard y sus colegas informaron el descubrimiento de un mundo que estaba distante, aunque no tan lejano como VG18. Le apodaron Goblin (Duende), porque se acercaba Halloween, y su órbita brindó mayores evidencias de que el planeta nueve podría realmente existir.

VG18 yace cerca del límite de lo que los actuales telescopios pueden detectar. Sin embargo, probablemente no es el último descubrimiento que será hecho en esas regiones lejanas. Sheppard dijo: “Si está más lejos, lo llamaremos Muy Muy Remoto o algo así”.

www.nytimes.com

Related posts