Select your Top Menu from wp menus

“Mutan” Posadas de evento religioso a fiestas y borracheras

borracheras17En los últimos 25 años el origen de la posada tradicional se ha perdido por lo que características de esta celebración religiosa ya no se realizan, convirtiendo una fiesta de cohesión social, fraternidad, y simbólica en un acto excluyente, sin valores donde se privilegia el exceso en el consumo del alcohol, destaca el investigador de la Facultad de Antropología de la UAEM, Mauricio Garcés Sandoval .
De acuerdo con el especialista el día de hoy dentro de las posadas todo se hace en función de las bebidas alcohólicas y el baile, por lo que ya no se realizan parte de sus elementos centrales como lo son de manera inicial un Rosario, en el cual cada uno de los misterios debía ejecutarse en una casa diferente y en la última las letanías con la acción de pedir posada.
“Se organizaban los vecinos entre dos grupos, y uno hacía las funciones de los anfitriones de la casa los posaderos, y otros acompañaban a los peregrinos en la generación de la sagrada familia” expresa.
Acto seguido debía romperse la piñata al ser una representación de los siete pecados capitales los cuales debían romperse para deshacerse de los elementos malignos, y a la vez la fruta se convertía en los dones que se recibían de Dios.
Esta fiesta, dice, daba espacio para todos los grupos de edad desde los niños, jóvenes y adultos; sin embargo ahora sólo se atienda a uno de ellos; “Se deja afuera a los niños, se deja afuera a los ancianos se vuelve más para los jóvenes y no termina siendo pasada, termina siendo más un baile, lo que antes era una tardeada una posada de antro” lamenta.
Por lo cual de las posadas tradicionales con una celebración religiosa donde se hacía una representación del recorrido de la sagrada familia de casa en casa ya se ha tergiversado en lo que ahora vivimos;
“Creo que se está perdiendo desgraciadamente, ya la posada tradicional con las mezclas históricas y religiosas se están dejando a un lado, la gente está más preocupada por el baile por el consumo del alcohol por la comida pero se deja a un lado toda esa parte simbólica de la posada” reprocha.
En el caso especifico de las posadas, explica, la intención era reunir a la gente para que convivir, donde un anfitrión invitaba a sus vecinos, principalmente, a celebrar para compartir y conocerse.
Eleazar Barajas

Related posts