Select your Top Menu from wp menus

Niños y hombres también víctimas de violencia intrafamiliar

La violencia de género se ha visibilizado desde el 2010 cuando tuve un repunte significativo en el Estado de México, sin embargo, este hecho ha obviado que los niños y los hombres también son vulnerables a cualquier tipo de violencia, en especial en el hogar.
A decir del investigador de la Facultad de Ciencias de la Conducta, Juan Carlos Fabela, para poder combatir la violencia hay que reconocer que ésta está formada de todos aquellos actos que atentan contra la integridad física y emocional de las personas, tales como insultos, golpes, humillaciones.
“Es muy frecuente en la sociedad, en los hogares, puede ser desde un insulto muy sutil hasta algo muy marcado, pero que al fin y al cabo no respeta a la persona, sino que la intenta aniquilar, denigrar”.
Por consiguiente, añadió, en las situaciones de pareja o familiares, se van dando situaciones de empoderamiento, pero no de manera positiva, es decir, que alguien se considere superior al otro y bajo esta lógica, el que se percibe inferior se va a resentir y se pueden propiciar sentimientos de rabia que pueden detonar en conductas de agresión.
Así, el investigador señala que al estar tanto agresor como agredido en una fantasía de poder, el respeto y el compromiso quedan dañados.
“Estas agresiones son comunes entre parejas así como entre padres e hijos, por la violencia cultural, es tan sutil como caer en la no aceptación y esto se ve en la aplicación del ‘te quiero pero…’, ‘lo hago porque te quiero’, y en la familia aplica cuando a los hijos los ofendemos y hasta les pegamos, desgraciadamente por las estructuras sociales que intentan ser democráticas pero en la práctica tienen un sesgo más vertical, esto es muy frecuente”.
Aseguró que si bien se pensaba que la figura más susceptible a la violencia de cualquier índole era la mujer, se ha observado desde la parte clínica -e incluso en medios de comunicación- que esto afecta tanto a las féminas como a los hombres.
Para poder frenar los círculos de violencia, es necesario afrontar las situaciones y trabajar en la capacidad de resiliencia, ya que una mujer violentada tiene tendencia a repetir el patrón con sus familiares, en especial con sus hijos.
El experto recomendó que a la primera señal de violencia se establezcan límites que no permitan que se escale en las agresiones y si esto no sucedió, acudir a las distintas instancias qué hay desde el Estado, o con terapeutas profesionales que ayuden a que la víctima rompa los modelos de agresividad.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *