Asset 1

¿Por qué un satélite ruso ‘asustó’ tanto al Pentágono que lo obligó a mantener reuniones secretas?

El satélite Luch (Rayo, en español) fue lanzado desde el cosmódromo de Baikonur en Kazajistán en septiembre de 2014 y siete meses después se trasladó a una posición entre dos satélites de la empresa privada Intelsat, publica Space News. Al estudiar sus movimientos, se reveló que algunas veces el objeto ruso se acercaba a los aparatos de la compañía a una distancia de hasta diez kilómetros, algo que los directivos de Intelsat consideraron un “riesgo” para sus satélites.

“Esto no es un comportamiento normal y estamos preocupados”, sostuvo la presidenta de la empresa, Kay Sears, el pasado 8 de octubre. Los expertos creen que se trata del primer caso documentado en que un operador comercial ha sido un objeto de tal acción por parte de un satélite extranjero “militar”.  “En el marco de los tratados sobre el espacio, los operadores del sector privado no disponen de muchos recursos para solicitar ayuda a sus gobiernos”, opina Brian Weeden, asesor técnico de la fundación Secure World.

Sin embargo, Intelsat es una de las empresas que colabora con el Departamento de EE.UU., por lo que las maniobras del Luch han preocupado también al gobierno norteamericano. Funcionarios del Pentágono mantuvieron varias reuniones secretas para tratar el asunto, según fuentes de Space News. La empresa, intentó por su parte comunicarse con los propietarios del satélite ruso tanto de manera directa como a través de sus contactos en el Departamento de Defensa, pero de momento no han recibido ninguna respuesta.

Fuente: Actualidad RT

Related posts