Select your Top Menu from wp menus

SE DICE QUE…

Quien iba a pensarlo, pero el ex gobernador Eruviel Ávila acaricia una vez más la posibilidad  de volver al primer plano, ahora como líder nacional del PRI, si es que se concreta la caída del antipático Enrique “El Guero” Ochoa, promovida por diputados federales tricolores molestos y en desacuerdo con la conducción actual de su partido. Eruviel tiene la consideración del presidente Peña, Luis Videgaray lo ha cultivado durante años y Aurelio Nuño le tiene confianza.

Podrán decirse muchas cosas de Eruviel, algunas francamente horrorosas, pero en los hechos ha demostrado que es un muy eficaz operador electoral de métodos muy cuestionables, pero nunca hasta hoy ha perdido una sola elección en las que ha participado, ya sea como candidato o estratega.

El ascenso de Eruviel a la dirigencia nacional priista hace mucho sentido en el contexto del discurso de cierre de precampaña de Meade en Tlalnepantla, sobre aplicar el modelo Estado de México (Eruviel fue quien lo operó) para ganar la presidencia de la república. En ese contexto se explica también que Arturo Osornio, su hombre de confianza, haya sido nombrado, este miércoles, subsecretario d Desarrollo Social y Humano de la Sedesol. Todo parece empezar a acomodarse rumbo a la campaña.

Related posts