Select your Top Menu from wp menus

SE DICE QUE…

El nombre de Erasto Martínez, el oaxaqueño que hizo y deshizo lo que quiso desde su diferentes posiciones en la administración pública estatal, en la era eruvielista, aparece directa o indirectamente en todos los expedientes abiertos por irregularidades o desaseo en el manejo de los recursos públicos durante el sexenio pasado. Aquí no se manía un peso si Erasto no lo autorizaba, era el amo y señor del presupuesto, de allí que ahora se le estén cargando todos los muertos a él.

No importa dónde estuviera, Erasto siempre controló la Tesorería del Estado, a él le reportaban o autorizaba el movimiento de cada peso. Un asunto en particular estaría a punto de reventarle: los incompresibles y excesivos gastos que reportó para la visita del Papa Franscisco al Estado de México. Es una locura con pestilente olor a corrupción. Además de los sobreprecios, el truco está en el rastreo de la lista de proveedores que cobraron millones, empresas fantasmas y muchos negocios de sus amigos. El asunto es tan grave que puede tocar al vicecoordinador de la campaña presidencial priista y su ex jefe, Eruviel Ávila.

Otros que también están en problemas graves es el candidato del PRI a la alcaldía de Ocoyoacac, Eduardo Capetillo, quien durante años ha abastecido ilegalmente de agua su rancho, desviando el caudal que corresponde a una institución pública estatal. En otras palabras, desde hace años se roba el agua. La Comisión Estatal de Agua tiene preparado el expediente.

Related posts