Select your Top Menu from wp menus

SE DICE QUE…

Una de la dos mineras más grandes del mundo dedicadas a la extracción de orto ha llegado al Estado de México luego de sacra todo el mineral que ha podido en otras entidades del país. no es casualidad que el municipio de El Oro, un territorio con denominación de pueblo mágico, sea el destino que haya explorado esta minera canadiense desde el 2006. Y es que, a pesar de lo que piensa la mayoría, que cree que El Oro es un pueblo seco, desmineralizado, ahí hay uno de los depósitos más grandes de oro y plata del país. Es tanto, dicen geólogos y mineros, que para tener un punto de comparación, lo que los ingleses extrajeron en el porfiriato representa apenas una cuarta parte de lo que aún queda en ese lugar. Para precisar más, la Gold Corp calcula que puede obtener desde 2 y medio millones de toneladas de plata  y un millón de oro, apenas en un solo depósito. Y para eso ya obtuvo concesión, primero, de 5 hectáreas y anunció a sus inversionistas que al menos cinco depósitos de mineral de oro y plata está, justamente, debajo de la cabecera municipal. La experiencia con mineras canadienses en México indica que no se van de donde llegaron hasta haber obtenido lo que desean. A su paso dejan muerte, pueblos desplazados y daños ecológicos irreversibles. No tiene por qué ser distinto en El Oro.

El presidente estatal de PRI en el Estado de México, Ernesto Nemer, anda más que nervioso porque entiende, con números en mano, que su partido perderá las elecciones en esta entidad. Una encuesta interna realizada por estudiantes universitarios que hacen estos trabajos cada temporada electoral para el PRI, arroja una verdad implacable para Nemer. El PRI se quedará en el tercer lugar en las elecciones presidenciales y en las municipales se vaticina una hecatombe de más de 70 por ciento de municipios perdidos. Nemer opina que esta vez no alcanzarán recursos ni estratagemas para revertir resultados, pero aún falta mover el músculo priísta que parece que todo lo puede revertir. La elección presidencial es una prioridad absoluta y aunque las alarmas están encendidas desde hace mucho, todavía no saben bien cómo hacerle.

En Coacalco, hasta hace poco uno de los municipios mexiquenses con mejor indice de riqueza, el narcotráfico comenzó por infiltrase en la estructura más corrupta, la de la policía municipal. Fue desde allí que primero los Zetas u después  La Barbie, brazo ejecutor de los Beltrán Leyva, iniciaron lo que ellos denominaron, pomposamente, la conquista de la cuidad de México. No fue desde Neza sino desde Coacalco que los cárteles comenzaron, a gran escala, la organización y reparto de un mercado multimillonario que hoy hizo de Ecatepec, vecino de Coacalco, unos de los municipios más violentos del país. Datos de organizaciones no gubernamentales señalan que Ecatepec registra, por lo menos, una banda por colonia o barrio dedicada a alguna actividad relacionada con el narco. Hace cuatros años drenaron el ríos de los Remedios, un caño al aire libre que atraviesa el municipio y encontraron que este cauce era también un cementerio liquido de proporciones inauditas. La banda de El Mili, por ejemplo, adolescentes asesinos encabezados por un cabo del ejercito mexicano, confesó 60 asesinatos al menos. Presos, esos niños sicarios apenas dibujan la realidad que se vive en Ecatepec.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *