Asset 1

Se hace para atrás Morena en bodas gay y derecho a adoptar

La LX Legislatura del Estado de México inició formalmente el análisis de la iniciativa perredista para reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo y otorgarles el derecho a la adopción; no obstante, las comisiones unidas determinaron que, tratándose de un tema delicado, sobre todo por las repercusiones que podría tener la decisión en los infantes, es necesario someterla a consideración de los expertos y escuchar la opinión de todos los sectores involucrados, incluida la sociedad civil.

Aunque los integrantes de las comisiones de Gobernación y Puntos Constitucionales y de Procuración y Administración de Justicia parecieron coincidir en que los matrimonios igualitarios son un derecho incluso reconocido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la mayoría también mostró indecisión por lo que respecta a los efectos que en los menores podría implicar la adopción por parte de una pareja homoparental.

Maurilio Hernández, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), propuso abrir espacios para recibir las opiniones de la sociedad, especialistas, académicos y grupos de interés, al considerar que se trata de un tema delicado y, como tal, requiere un tratamiento adecuado.

Para ello, planteó ampliar el tiempo de análisis, y llamó a no finiquitarla sin hacer una consulta y a resolverla sin violentar los derechos de los proponentes, pero tampoco de aquellos a quienes “estamos obligados a proteger”, para garantizar “la responsabilidad con la posición ética que tengamos que asumir ante la sociedad en este asunto como en otros más”.

La promovente, Araceli Casasola, coincidió en se trata de un tema delicado por la homofobia y los prejuicios que lo rodean, pero destacó la existencia de un sector social que requiere ser representado y la necesidad de adecuar la norma a la realidad social. Su coordinador, Omar Ortega, destacó que el tema no debe analizarse bajo dogmas, sino desde la admisión de que “es una realidad que ya nos alcanzó”.

La morenista Violeta Nova se pronunció por una legislación similar a la Ley de Sociedad de Convivencia de la Ciudad de México para no tocar la figura actual del matrimonio ni el tema de la adopción de menores; su compañero Max Correa recordó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) avala estas uniones, por lo que debería aprobarse, pero dejando de lado el tema de las adopciones. Gabriel Gutiérrez, de Morena, dijo que la defensa de los derechos humanos también obliga a velar por los derechos de los menores, de tal modo que si bien los adultos deberían tener derecho a casarse con quien quieran, debe velarse porque los menores no sean afectados.

Entre sus correligionarios, Beatriz García se pronunció por una consulta amplia a la sociedad, aunque advirtió que los derechos humanos deben reconocerse, sin distinciones, e indicó que este tipo de decisiones deben tener fundamento jurídico, más que moral, pues está comprobado que en las parejas tradicionales también hay efectos dañinos que ejemplificó con el padre e hijo acusados del feminicidio de la estudiante Vanessa Ruiz, por lo que claramente la problemática no tiene origen en la sexualidad de los padres.

Los también morenistas Margarito González pidió garantizar que no se violenten los derechos de menores, pues no cuentan con la capacidad y el juicio para tomar sus propias decisiones; Faustino de la Cruz indicó que el tema se debe consultar con sus electores y representados, mientras que Gerardo Ulloa Pérez recordó que la norma faculta a las comisiones a hacer tales consultas.

Por preguntar a la sociedad también se pronunció el legislador Sergio García Sosa, del PT, quien además planteó que los derechos involucrados en este tema ya están reconocidos en la Constitución. El coordinador del Partido Encuentro Social (PES), Carlos Loman, pidió que la iniciativa sea estudiada también por la Comisión de Familia y Desarrollo Humano.

De Acción Nacional (PAN), José Antonio García García coincidió en que es un asunto que debe analizarse y resolverse, sin olvidar que la Constitución manda vigilar que siempre prevalezca el interés superior del menor; e Ingrid Schemelensky se pronunció por la consulta, dado que se trata de velar por los derechos humanos de todos.

Ortega Álvarez advirtió la coincidencia entre los legisladores, por lo que propuso que al menos fuesen aprobados los matrimonios igualitarios y, en todo caso, dejar para un mayor análisis el derecho de la adopción (si bien, se dijo convencido de que tarde o temprano ese derecho también se conquistará).

Con el propósito de llegar a un acuerdo, las comisiones realizaron un receso, pero apenas concluyeron continuar el análisis el martes de la semana próxima.

Veneranda Mendoza Herrera

Related posts